COVID-19 podría desencadenar una amenaza de caza para los osos de anteojos

El comercio ilegal de fauna silvestre tiene un grave impacto en muchas especies y actualmente, con la pandemia del coronavirus, existe un riesgo latente de caza furtiva para los osos en estado silvestre.

El gobierno chino recomendó recientemente el uso de “Tan Re Qing” para tratar COVID-19, una medicina tradicional que contiene bilis de oso. La Organización Mundial de la Salud indica que todavía no existe tratamiento ni cura para COVID-19, y tampoco hay evidencia científica de que la bilis, un líquido digestivo extraído de la vesícula biliar del oso, sea un tratamiento efectivo. Promover el uso de la bilis de esta especie puede aumentar su demanda, lo que afectaría a los osos que ya están en cautiverio en Asia y podría desencadenar la captura ilegal de los mismos. Esto plantea un riesgo de caza para todas las poblaciones de osos, incluida la vulnerable población de osos de anteojos que investigamos en el bosque seco en el norte del Perú.

Es fundamental dar cuenta de esta información errónea, por lo que Conservación del Oso de Anteojos-SBC está tomando medidas en las comunidades donde trabajamos para garantizar que las personas locales tengan datos verídicos y detener cualquier posible amenaza de caza para obtener bilis de oso antes de que comience.

El comercio ilegal de fauna silvestre con fines medicinales y la preferencia por prácticas tradicionales sobre la medicina occidental todavía están muy extendidas en América del Sur y en el Perú, particularmente en las zonas rurales. Esto impacta negativamente a los osos de anteojos; incluso contando con una legislación que sanciona la caza en el país, todavía se los caza ilegalmente para el uso de sus huesos y otras partes de su cuerpo (dientes, grasa, etc.) en prácticas tradicionales. Existen mercados que venden productos ilegales de fauna silvestre en Chiclayo, a solo 1 hora de nuestro centro de conservación.

Colmillo de un oso de anteojos en el mercado de Chiclayo en Lambayeque, Perú
Huesos del pene de un oso de anteojos en el mercado de Chiclayo

Con esta actividad local y la demanda potencial de bilis de oso como tratamiento contra el COVID-19, un aumento en la caza ilegal es una seria amenaza potencial para los osos de anteojos en el bosque seco que no solo es una población de osos pequeña y en peligro de extinción afectada por la pérdida del hábitat, sino que la proximidad del bosque seco a las comunidades locales los hace altamente vulnerables a los cazadores.

Empoderar a las comunidades con conocimiento e información científica es nuestra mejor solución para mitigar este riesgo para los osos de anteojos del bosque seco. Utilizamos datos recolectados de cámaras trampas y observaciones directas para educar a las personas sobre la importancia de los osos para el medio ambiente, las amenazas locales y las leyes vigentes para protegerlos. Después de 10 años de involucrar a las comunidades en la conservación hemos construido relaciones sólidas con los pobladores locales que han llegado a ver la conservación del oso como un beneficio y a SBC como una organización confiable.

Cuando se levanten las órdenes de cuarentena continuaremos con nuestras relaciones comunitarias para llevar el mensaje de que la bilis no es un tratamiento para el COVID-19 y nos comunicaremos con las autoridades del gobierno para que comprendan las consecuencias de este problema. Esto no es solo para la protección de los osos de anteojos, sino también para ayudar a garantizar la salud de las personas en las comunidades.

    Regístrate en nuestro Boletín Informativo: