REPRODUCCIÓN

La información sobre la reproducción de esta especie es limitada. El tamaño de la camada se cree que es de dos tipos en la mayoría del hábitat típico del oso de anteojos, aunque un osezno es más común en los bosques secos del norte del Perú. EL ritmo de los nacimientos en su medio natural ha sido rara vez observado, pero en cautiverio el parto varía con la latitud (Garshelis 2004). Nuestras observaciones en el norte del Perú sugirieron una afluencia estacional de los osos a nuestra área de estudio durante el verano (diciembre a marzo) que coincide con la maduración de la fruta Sapote (Capparis angulata). Emparejamientos de los osos, la crianza, la vocalización y otros comportamientos, se observaron también durante este tiempo, sospechamos que el tiempo de reproducción puede estar estrechamente vinculado a la disponibilidad de esta fruta clave. En el período 2009-2011 hemos descubierto 5 madrigueras en actividad entre agosto y octubre, sugiriendo un período de gestación de 240 días. A nuestro entender, estas son las primeras observaciones de apareamiento y refugio de esta especie en su ambiente natural, con la excepción de una cueva natal descubierta en 2010 en el bosque nublado de Ecuador. Que contenía un osezno recién nacido en marzo, lo que sugiere que el tiempo de los eventos reproductivos pueden ser introducidos por las señales locales, en lugar de los patrones genéticos o circanual.

Una hembra pare en guaridas (madrigueras) protegidas, pero se sabe poco sobre como eligen su zona para parir. SBC descubrió 5 madrigueras activas y se encontró que las hembras tenían una preferencia por las guaridas con dos entradas y usaban materiales como palos y plantas secas para hacer una cama. Los oseznos dejan la seguridad de la madriguera cuando tienen pocos meses de edad.

Poco después que el osezno ha nacido la hembra sale para comer y beber. Una vez que la hembra tiene que viajar distancias más largas para satisfacer sus requerimientos nutricionales, lleva al osezno en su boca por los alrededores, recorriendo distancias de 200-400metros por día en el primer mes después de salir de la madriguera. Se cree que los osos de anteojos hacen uso vocal de comunicación, más que cualquier otro oso, excepto el panda gigante. Los osos andinos hacen vocalizaciones únicas, que son muy "como de oso": un grito estridente y un sonido suave, ronroneando. Las osas pueden utilizar diferentes vocalizaciones para comunicarse con sus oseznos.

Organización para la Conservación del Oso de Anteojos

Investigación científica. Educación. Labor Social.